Estamos en los meses Noviembre y Diciembre de 2013

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Shoutbox


Últimos temas
» Returning from the ashes... sort of.
Jue Jul 23, 2015 3:32 pm por Roy W. Harper

» Lazy cat is lazy
Miér Jun 24, 2015 1:03 pm por Richard Grayson

» Family gathering
Lun Sep 08, 2014 12:34 pm por Frank Canton

» School birthday
Lun Sep 08, 2014 12:27 pm por Frank Canton

» Subway Series
Miér Sep 03, 2014 6:54 pm por Cindy Lockhart

» It's a favour
Miér Sep 03, 2014 6:17 pm por Amy Taylor

» Bring back what once was mine...
Mar Jun 17, 2014 9:17 am por Amy Taylor

» Not strong enough
Jue Jun 12, 2014 3:19 am por Isleen McKenzie

» Of Books and Butterflies
Jue Jun 12, 2014 2:33 am por Isleen McKenzie

» Would you come with us
Dom Mayo 11, 2014 12:53 am por James Kant


Θ Guía de nuevos usuarios
Θ Ambientación
Θ Reglas
Θ One-liners
Θ Registro de Play-By
Θ Tienda de firmas
Θ Registro de Grupo
espacio4

admin

Buscando el lugar a donde pertenezco...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando el lugar a donde pertenezco...

Mensaje  Aidan N. O. Strathmore el Dom Ene 20, 2013 7:46 pm

'Nunca pensé que saldría de Gibraltar rumbo a otro país solo...' pensaba Aidan mientras iba saliendo del Aeropuerto Internacional John F. Kennedy solo con su chaqueta de cuero y una mochila pequeña. Aidan había decidido viajar ligero, no sabía a lo que se enfrentaría una vez llegado a Estados Unidos y no quería andar con una mochila a cuestas. El sol estaba bastante brillante y él sacó unas gafas negras que acababa de comprar y se la colocó en los ojos. Todo era bastante ajetreado y las personas corrían sin detenerse a ver a los lados o tomarse su tiempo para disfrutar el día. Aidan tomó una gran bocanada de aire y tosió un poco, el aire en esa ciudad no era tan limpio como al que estaba acostumbrado, sin embargo sabía que todo era diferente ahora.

Caminó hasta la parada de taxis y le sugirió al chofer que lo llevara al centro de Nueva York. Si la carta de su padre estaba en lo cierto, podría sentir la presencia de algún otro semidios y viceversa. Solo necesitaba conseguir a alguien que lo ayudara un poco, porque era un completo extraño en esa ciudad. El taxista se tomó como unos 45 minutos en llevarlo hasta el centro de Nueva York, le pagó con los dólares que había cambiado en el Aeropuerto y se bajó de la unidad. Notó que la gente caminaba demasiado rápido, había mucho ruido y eso lo puso un poco nervioso. Sin embargo, cerró unos segundos los ojos para que todo eso fuera asimilado por su cabeza.

Comenzó a caminar, en cualquier dirección. No sabía como se sentiría eso de percibir a otro demigod, pero supuso que sería como un cosquilleo o algo así y quedarse detenido en un solo sitio no le daría demasiado chance de encontrar a alguien. No llevaba ni 20 minutos caminando, cuando notó un movimiento extraño en la periferia de su ojo derecho. Notó que habían unos sujetos enmascarados salían de una agencia bancaria cercana, blandía armas largas y de guerra y corrían hacía un callejón que se encontraba cerca. Lo más lógico para un joven de 22 años, nuevo en la ciudad, sería esperar a que llegara la policia y tomara las riendas de la situación, pero algo lo empujó a buscar la manera de ayudar. Se acomodó la mochila en la espalda y corrió hacía el lugar donde habían entrado los maleantes.

Escuchaba unas voces apresuradas y golpes de cosas chocando y cayendo dentro de una maleta y vio a los sujetos tratando de subirse a un automovil. Aidan se acercó hasta la boca del callejón y murmuró: -¿Van a alguna parte, señores?-. Si bien, el muchacho odiaba la confrontación, algo en la actitud de esos sujetos lo habían hecho actuar de esa manera. Los hombres lo vieron y soltaron una carcajada. -¡Pero miren esto! Unos guardias de seguridad no pudieron con nosotros y un muchacho se acerca a preguntarnos que a donde vamos. Podría creer que tienes intenciones de impedirnos que nos vayamos, muchacho. ¿Tus padres no te enseñaron a no meterte en asuntos de adultos?- los seis hombres soltaron una carcajada generalizada.

-¿Y es de adultos robarle a otros lo que no te pertenece?- Muy bien, Aidan no sabía muy bien como usar un lenguaje intimidante contra maleantes. Los hombres se rieron más estruendosamente y todos comenzaron a decirle al que había hablado primero que fuera a darme una lección. -No me tomará mucho tiempo, preparen todo para irnos...- el hombre se dirigió hacía Aidan y se tronó los dedos de las manos. Aidan se quitó la mochila y la dejó a un lado, caminó un poco más adentro del callejón y esperó al hombre.

-¡Miren esto! ¡El muchacho se quitó la mochila! Que miedo tengo...- agregó el hombre y lanzó un primer golpe directo a la cara de Aidan... el cual detuvo con un movimiento increiblemente rápido. Lo empujó y el hombre lo vio incrédulo -Vaya, eso no me lo esperaba. Deja de hacerte el gallito de batalla, punk...- y se abalanzó sobre el muchacho.

Lanzó una patada que Aidan esquivó, luego lanzó una lluvia de puñetazos de los cuales esquivó tres y sujetó el último, volviendolo a empujar. El hombre se comenzó a molestar porque sus compañeros le gritaban que por qué se demoraba tanto: -¡Ya voy, imbéciles! Al parecer me topé con alguien que tiene agallas...- el hombre se tronó el cuello y adoptó una postura de boxeo. Volvió a intentar golpear a Aidan, pero parecían golpes dados a la nada. El muchacho esquivaba sin mucho esfuerzo y, a cada fallo del hombre, él sonreía un poco. El hombre gruñó de frustración y trató de abalanzarse sobre Aidan, quién topó con la pared y recibió un puñetazo en la cara. El dolor le borró la sonrisa de la cara y escuchó los vitores de los otros sujetos mientras el hombre que lo había golpeado se ufanaba de lo que había logrado -Ya no te sientes tan valiente, ¿eh, ni...?- un rápido codazo de Aidan alejó al sujeto de él, se incorporó y notó que el hombre había escupido sangre, lo vio con una ira contenida y, con sus dientes cubiertos de sangre, dijo: -¡Pagarás esto, mocoso!- y acto seguido, sacó una navaja retráctil. Aidan suspiró y murmuró: -Así que ustedes los americanos no conocen lo que es una batalla honorable, ¿no? Muy bien...- silbó fuertemente y corrió hacía el hombre, esquivó dos puñaladas que le lanzó y apretó fuertemente su muñeca derecha y le retorció el brazo. Le quitó la navaja y la lanzó al aire, un aguila pequeña pasó por sobre la cabeza de Aidan y tomó la navaja con el pico, planeó suavemente y voló para posarse sobre una escalera de emergencia, la navaja relucía en su pico.

Aidan seguía apretando el brazo del hombre y lo soltó, ahora si estaba molesto. -Me había alegrado de pensar que serías un pillo con honor, pero ya veo que no...- Aidan corrió en dirección al hombre y este lanzó una patada que él sujetó. Le hizo una zancadilla y lo lanzó al suelo. La cabeza golpeó tan fuerte contra el piso, que el hombre quedó inconsciente. Los otros cinco hombres estaban perplejos y se dirigían hacía él con sus armas de fuego en la mano. Aidan los vió y Pandora planeó hasta su hombro, él subió una mano para acariciar su plumaje y murmuró: -Odio las armas de fuego...-


Última edición por Aidan N. O. Strathmore el Miér Mar 06, 2013 1:38 pm, editado 1 vez
avatar
Aidan N. O. Strathmore
Héroe Independiente
Héroe Independiente

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 18/01/2013
Edad : 27
Localización : Por ahí, por allá, por acá...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando el lugar a donde pertenezco...

Mensaje  Cassandra Sandsmark el Dom Ene 20, 2013 8:38 pm

Esta definitivamente no era la semana para molestar a Cassandra. Diana se había puesto en contacto con ella, la invitó a una misión. Todo era perfecto, el sentimiento de tristeza que le solía provocar la ausencia de Diana se había ido. La misión era siempre; Devastation estaría causando problemas en la Isla de Themyscira, y la misión era detenerla. La misión no fue nada bien. Devastation había noqueado a Cassandra, dejándola mano a mano con Diana. Para el momento que Cassandra despertó, Diana estaba bajo la golpiza de su enemiga, y cuando la rubia trató de intervenir, su protectora le ordenó que se retirara de ahí, y volviera a la cueva.

Los siguientes tres días, apagó su celular, se quitó el comunicador y se encerró en el gimnacio de la cueva. Cerró las persianas para no poder distinguir el día de la noche. Llevaba 6 sacos de boxeo. Su ira la obligaba a golpear cada vez con más fuerza. Incluso se colocó las manoplas de Atlas, solo para sentir como su piel atravesaba el saco de boxeo.

Al tercer día, seguía enojada y llena de rabia. Se dio un baño, se colocó su uniforme de Wonder Girl, y a petición de Alex, salió a caminar por Nueva York. Claro que en vez de volar salió disparada en dirección al aire, donde podía tomar toda la rapides del mundo, y gritar sin molestar a los demás. Nueva York estaba más llena de lo normal. Wonder Girl patrulló las calles desde el aire, y vio lo que parecía ser a unos hombres armados asaltando a un pobre ciudadano con un peluche en el hombro. Decidió que sería mas grato experimentar sus puños contra carne, que contra sacos de boxeo.

Descendió a toda velocidad hacia el callejón. Tomó a uno de los hombres por el cuello de su camisa y empezó a volar hasta llegar al doble de la altura del edificio más cercano. - ¡No me gustan los bravucones! Su voz cansada pero dura y sus ojeras se combinaron, y Cassandra pudo ver la cara del armado empalidecerse. - Te voy a bajar, y le dirás a tus amiguitos que se retiren, ¿está bien? Lo agarró de un brazo mientras descendía, de nuevo a gran velocidad, al callejón. Sintió como el hombre del bravucón se dislocaba mientras lo tiró enfrente de sus compañeros. - Váyanse ahora mismo. Dejen sus armas y su camioneta y los dejaré irse en una pieza. Al notar la risa de uno de los asaltantes, se acercó lentamente a la camioneta y la pateó con gracia, como una bailarina. - Eso era metal... ¿Quieren averiguar que pasa si lo hago con ustedes? En acto seguido, los asaltantes salieron corriendo y Cassandra se tranquilizó, aun que su lasso ya estaba demasiado encendido. Se agachó a recoger las armas. - ¿Te hicieron daño? No podía notar si tenía moretones o cortadas, por que le estaba dando la espalda mientras recogía las pistolas.
avatar
Cassandra Sandsmark
Young Titans
Young Titans

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 27/10/2012
Edad : 21
Localización : Mount Justice

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando el lugar a donde pertenezco...

Mensaje  Aidan N. O. Strathmore el Miér Mar 06, 2013 2:01 pm

Justo cuando creía que tendría que enfrentarse a todos esos sujetos, sintió como un escalofrío le recorría la columna vertebral y escuchó como algo que iba a mucha velocidad, aterrizaba frente a él. Era una muchacha rubia, con un traje de color rojo y unos brazaletes dorados. Hablaba con fuerza, aún cuando no parecía ser mucho mayor que él, había confrontado a uno de los hombres y estos se habían reído. Cuando vio como pateaba la camioneta y esta se destruía al chocar contra una pared, Aidan se tensó un poco. ¿Quién era ella y como era tan fuerte?. Todo ocurrió muy rápido y el moreno seguía analizando lo que veía. Se hizo a un lado para que los hombres salieran corriendo del callejón y Aidan murmuró: -No sé como funciona esto de ser héroe, pero ellos son unos ladrones de banco... no creo que sea muy inteligente dejarlos escapar, muchacha...- caminó resueltamente hasta su mochila, la abrió, y sacó una caja de fósforos, abrió la misma y sacó un pequeño palito. Si algo le encantaba a él, era poder usar esa habilidad en particular y tenía que hacerlo. Raspó el fósforo en la caja y, sin siquiera encenderse el mismo, una chispa saltó hacía Aidan y le recorrió la piel desnuda de sus brazos, guardó el fósforo de nuevo y la caja en su bolsillo derecho.

Vió hacía la parte de afuera del callejón y como los hombres seguían corriendo asustados, Aidan acercó la mano a la chispa que tenía sobre su muñeca derecha y murmuró: -Ignis...- la chispa se convirtió en una pequeña flama y la levantó con su mano izquierda. Sonrió y con un movimiento rápido de manos, una fuerte llamarada salió disparada, en forma de una gran serpiente de color naranja. Ella recorrió el aire rápidamente y aterrizó frente a los críminales, que en ese momento iban cruzando por una plaza cercana. El fuego los asustó tanto a los maleantes como a los transeuntes, Aidan movió las manos e hizo que el fuego creciera hacía los lados, rodeando a los tipos. Una vez que los rodeó, alejó un poco sus manos para que el fuego no fuera a quemarlos y luego las levantó para que se elevaran y no hubiera ninguna manera en que escaparan. Desde lejos, parecía una gran jaula de pájaros hecha de fuego.

Recordó que la muchacha le había preguntado algo y él, volteando a verla, murmuró: -No, no me hicieron nada...- algo ocurrió en él cuando la vio. Sintió como si la conociera de antes, de toda la vida. Nuevamente un escalofrío le recorrió la espalda.
avatar
Aidan N. O. Strathmore
Héroe Independiente
Héroe Independiente

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 18/01/2013
Edad : 27
Localización : Por ahí, por allá, por acá...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando el lugar a donde pertenezco...

Mensaje  Cassandra Sandsmark el Jue Mar 07, 2013 8:38 am

Cassandra nunca pensó en hacer lo que hacía por el agradecimiento de las personas. Claro, siempre era increíble que la gente hablara de ella como una heroína, pero no lo hacía por eso; lo hacía simplemente por que era lo correcto. Pero la actitud del chico la sacó de quicio. Ella había evitado que le metieran un balazo entre las cejas. Bueno, no se podía hacer nada cuando la gente era mal agradecida.

Antes de que el pirómano hiciera todo su numero con el cerillo y la extraña prisión de fuego, Cassandra sintió la presencia de su padre en el lugar. Claro, un demigod. Miró atenta como el chico manipulaba el fuego, asustando a la mayoría de las personas que estaban cerca de los maleantes. Al parecer, él era nuevo en todo el negocio de "hacer el bien". - No se como funcionan las cosas de donde vienes. Lo imitó. - Pero aquí, usamos nuestros poderes con mas discreción. Eso, o usaban un traje para que la gente lo pudiera asociar con que eran super héroes. Empujó al chico, para tratar de romper su concentración y ver si así el fuego cedía. Antes de ver si su plan resultó, salió volando hacia donde estaban la jaula de llamas. Tomó su lasso, obviamente encendido, y amarró a los asaltantes. Dejó que la electricidad los noqueara antes de sacarlos de ahí.

Después de sacarlos y entregárselos a una patrulla, regresó al callejón, esperando encontrar al demigod. - No se quien sea tu padre... No se iba a estar con redeos, era un demigod, al igual que ella. -... pero estoy segura que no esta orgulloso con el teatrito que acabas de ocasionar.
avatar
Cassandra Sandsmark
Young Titans
Young Titans

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 27/10/2012
Edad : 21
Localización : Mount Justice

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando el lugar a donde pertenezco...

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.